05/02/2019
Pedro Arrupe, a punto de ser beatificado?

42059412_1948565705205139_2937338995706691584_n

Este martes, 5 de febrero, conmemoramos la muerte de Pedro Arrupe, SJ, hace 28 años. En esta ocasión, Roma recibirá la causa de beatificación y canonización de este antiguo Superior General de la Sociedad y ahora Siervo de Dios.

Un viaje edificante

Poco conocido por el público en general, Pedro Arrupe fue sin embargo una figura clave del siglo pasado. Nacido el 14 de octubre de 1907 en las tierras del gran San Ignacio (Bilbao, Vizcaya, España), Pedro Arrupe se fue a Madrid para estudiar medicina (1922 – 1926). Durante sus estudios, se le pidió que participara en una investigación sobre una cura milagrosa en Lourdes. Esta experiencia afectará profundamente su reflexión personal sobre asuntos religiosos y marcará el resto de su vida. Entró en el noviciado español de la Compañía de Jesús en 1927.

La guerra civil y la expulsión de los jesuitas de España por el gobierno republicano le obligó a abandonar la capital para continuar sus estudios en Bélgica (filosofía) y Holanda (teología). El público de estudiantes de medicina de la Universidad Jesuita Belga de Namur, que lleva su nombre, acoge con satisfacción este notable pasaje.

Ordenado sacerdote en 1936 en la ciudad de Nueva York, EE.UU., donde fue capellán de los hispanohablantes en prisión, luego fue a completar su formación en Kansas City, la ciudad más grande de Missouri. Este estado está muy ligado a la historia de los jesuitas, ya que fue en Saint-Louis, la segunda ciudad más grande del estado, donde el misionero jesuita belga Pieter-Jan De Smet partió tras las huellas de Lewis y Clark para encontrarse con los indios de Norteamérica.

Como este último, Pedro Arrupe ardía en deseos ardientes de ser enviado a una misión.

Su deseo se cumplió dos años más tarde, en 1938, cuando partió a Japón para convertirse en maestro de novicios en el sur del país, en Hiroshima. Allí, Pedro Arrupe fue testigo de primera mano del bombardeo atómico del 6 de agosto de 1945, que describió como la “nueva Pompeya”. A este respecto, da testimonio del terrible sentimiento que lo golpeó cuando celebró su primera misa desde la explosión en la capilla transformada en una habitación de hospital: “Quedé paralizado, con los brazos abiertos, contemplando esta tragedia humana: la ciencia humana, el progreso tecnológico utilizado para destruir a la raza humana. Todos me miraron, con los ojos llenos de angustia, desesperación, como si estuvieran esperando algún consuelo del altar. »

Más tarde, se convirtió en superior provincial de los jesuitas de Japón. Después de 27 años de misión en el Imperio del Sol Naciente, fue elegido el 22 de mayo de 1965, el 28º Superior General de la Compañía de Jesús por la 31ª Congregación reunida tras la muerte del belga Jean-Baptiste Janssens.

La elección correcta en el momento correcto

Según su biógrafo, Jean-Yves Calvez, Pedro Arrupe fue uno de los actores del espíritu del Concilio Vaticano II y un líder espiritual de su tiempo. Obviamente estaba bien preparado, ya que hablaba varios idiomas y poseía el arte de entrar en una mentalidad y cultura diferente a la suya. Pedro Arrupe, seguidor de las conclusiones del Consejo, infunde a la empresa un espíritu decididamente más moderno. Convencido de que este último, en su tradicional preocupación por influir en las élites sociopolíticas, se había comprometido demasiado exclusivamente con las clases ricas y dominantes, con frecuencia se oponía a los elementos conservadores de la Iglesia y su jerarquía.

Menos de diez años después de su elección, convocó a una Congregación General (1974-1975), la autoridad suprema de la Sociedad, para ratificar su línea. Siempre ha considerado este acontecimiento como el más importante de su generalato. Habló de ello en una conferencia en 1981: « La Congregación General era consciente de la falta de justicia que sufren innumerables hombres y mujeres en todas partes del mundo. Pensó que defender y difundir la fe o, lo que es lo mismo, ser jesuita hoy significa comprometerse bajo la bandera de la cruz en la lucha decisiva de nuestro tiempo, que es la lucha por la fe y la lucha por la justicia que implica. La Sociedad reconoce sus deficiencias pasadas en el servicio de la fe y en la promoción de la justicia, y se pregunta, en presencia de Cristo en la cruz, qué ha hecho y qué debe hacer por Él. Ella ha escogido la participación en esta lucha como un punto esencial que caracteriza hoy lo que los jesuitas hacen y lo que son. »

El compromiso con la fe y la justicia es el camino decisivo, a los ojos del Padre Arrupe, para que la Compañía cumpla la misión que le ha sido confiada por el Papa Pablo VI, de oponerse al ateísmo. “No se trata de un apostolado particular, reservado a unos pocos especialistas, sino de una dimensión común a todas las tareas apostólicas de la Compañía. “Saber descubrir realidades que para muchos son nuevas y encontrar un lenguaje sobre Dios que no tiene nada convencional, estereotipado o anacrónico, que se une a la experiencia misma del hombre incrédulo o malcrédulo, que le dice algo a la altura de sus preguntas más íntimas”. En definitiva, “hundirse progresivamente” en un territorio casi inexplorado.

Viendo que es en América Latina donde la situación se deteriora más rápidamente, tanto porque estos pueblos tenían hambre (tanta justicia como pan), como porque estaban gangrenados por el marxismo, Pedro Arrupe escribió en 1979: “Dejaríamos de ser verdaderos hijos de San Ignacio si no hiciéramos todo lo que estuviera en nuestras manos para responder a este clamor. A través de la evangelización podemos ofrecer un servicio marcado y eficaz, pero también atraerá una gran oposición, incluso persecución, tal vez de donde menos lo esperábamos. “Esto se refleja en un concepto muy querido por el Padre Arrupe: la inculturación. “La inculturación es la encarnación de la vida y del mensaje cristiano en un espacio cultural concreto, para que esta experiencia transforme y recree esa cultura. La inculturación está, pues, en el origen de una nueva creación. “Es en esta lucha por la fe y la justicia lo más cerca posible de la realidad que creó el “Servicio Jesuita a Refugiados” (JRS), porque, dijo, “despojados de todo y de todos, los refugiados son los más pobres entre los pobres”. De la misma manera, seis jesuitas fueron asesinados en El Salvador en 1989 por un comando del ejército.

Incomprendido y a menudo acusado de optimismo ingenuo por la Curia Romana, Pedro Arrupe fue casi negado públicamente unos años después por el Papa Juan Pablo II. En 1983, tendrá una trombosis que lo hará afásico y paralizado. Es en este momento cuando el Papa suspende el derecho de la Compañía, anula el nombramiento de Vincent O’Keefe como Vicario General y nombra en su lugar a un delegado personal, con plenos poderes, Paolo Dezza, cuya finalidad, según la idea del Santo Padre, es poner en orden la Compañía, sospechosa por él de estar demasiado cerca de la teología de la liberación.

Una beatificación y canonización

Aunque Pedro Arrupe era parte integrante de una cierta élite eclesiástica, lo que no le hacía ningún servicio desde el punto de vista de la devoción popular necesaria para la canonización, fue reconocido por todos como un defensor de la fe y la justicia entre los más desfavorecidos.

En el 28º aniversario de su muerte, la Compañía de Jesús quiere rendir homenaje a su 28º Superior General presentando una causa de beatificación y canonización el martes 5 de febrero en Roma, dentro de los muros del Palacio Apostólico Lateranense.

El evento, anunciado el 30 de enero por el actual Superior General, el venezolano Arturo Sosa, SJ, comenzó a las 16.00 horas con una eucaristía de acción de gracias. El Superior General hizo un llamamiento a todos los jesuitas para que asistan a esta sesión de apertura en la medida de lo posible. El Vicario General del Papa para la Diócesis Romana, Cardenal Angelo De Donatis, presidió la ceremonia.

Para permanecer en comunión con este acontecimiento, el Padre español Pascual Cebollada, SJ, postulador de la causa del Padre Arrupe, invitó a todas las comunidades jesuitas a celebrar la Eucaristía el mismo día, en las horas que les convenga, “como acción de gracias por la vida del antiguo Superior General en el 28º aniversario de su muerte (…) Toda la Compañía de Jesús estará en unión de oración con ocasión de la apertura oficial del procedimiento para su causa de beatificación”. “El Papa Francisco está muy dispuesto a recibir esta causa, habiendo citado él mismo a Pedro Arrupe en la última Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) y aparentemente decidido a apostar por su beatificación.

 

Escrito en Bruselas, el 3 de febrero de 2019, por Maurice Selvais