08/04/2020
Siete consejos para una buena comunicación según San Ignacio

7 tips for communicating well - st Ignace photo carrée © jesuites.info

En un momento en que la crisis epidemiológica que atravesamos nos obliga a replantearnos nuestra vida cotidiana y nos obliga a adaptar nuestra comunicación, que ya no puede ser tan cálidamente humana como antes, quizás sea también una oportunidad para releer a San Ignacio y sus preciosos consejos, sobre todo en materia de comunicación, para no ser incomprendidos por las personas con las que todavía tenemos la alegría de mantener el contacto, sean quienes sean.

De un artículo escrito por Rebecca Ruiz, publicado en ignatianspirituality.com

En estos tiempos de encierro debido a la crisis epidemiológica que está congelando todo el planeta, se nos abre un gran campo de posibilidades; la oportunidad de darnos cuenta por fin de lo que estábamos constantemente postergando para más tarde; la escritura de esas cartas que no encontramos el tiempo para escribir; la puesta en orden de este armario que ya no nos atrevimos a abrir; pero también la oportunidad de encontrarnos cara a cara y de tomarnos el tiempo de reflexionar sobre este mundo que avanzaba tan rápido que este encierro casi se veía como un regalo del cielo para finalmente volver a aprender a conocernos. ¿No nos ha invitado ya el Papa Francisco repetidamente a hacer del silencio un aliado precioso? En su homilía del 13 de noviembre de 2014, dijo: “El Reino de Dios crece en silencio”. “Actúa con humildad, en silencio”, añadió en su homilía del 9 de marzo de 2015. Esto es lo que ya dijo cuando todavía era sólo un cardenal en Argentina en 1990: “Es el momento en el que Dios interviene, no respondiendo, sino cuestionando, y conduce al hombre por nuevos caminos para liberarlo”. Hace apenas cuatro días, cuando se alegró de ver que la gente encontraba un poco de humanidad en todos los gestos de solidaridad que se intercambiaban últimamente en medio de una profunda crisis, Su Santidad recordó que, en momentos de persistencia, a veces es mejor responder con el silencio, “es el silencio de los justos frente a la tenacidad”.

Para aquellos que tienen la alegría de compartir el confinamiento rodeados (¡respetando la distancia requerida de un metro!) por parientes cercanos, de cualquier generación, si les permite sentirse menos solos, este período de confinamiento puede a veces dar lugar a momentos de impaciencia, conflictos de todo tipo, disputas. Ya sea en el seno del hogar o durante un momento de videoconferencia profesional en el que los estados de ánimo no siempre son perceptibles y en el que las mentes pueden calentarse y provocar conflictos debido a la incertidumbre sobre la duración de tal situación, es bueno recordar que una buena comunicación puede resolver muchos problemas y que es inútil alterarse cuando uno puede expresarse bien.

7 tips for communicating well - photo carrée

A este respecto, destacamos este excelente artículo de octubre de 2017, escrito por la etnomusicóloga estadounidense Rebecca Ruiz en el sitio web de Loyola Press, “Espiritualidad Ignaciana”, en el que enumera siete “perlas de sabiduría” consejos ofrecidos por San Ignacio para comunicarse bien. ¡Sólo míralo!

 

1. Asumir lo mejor de los demás.

Ignacio nos aconsejó:

“Debemos presuponer que todo buen cristiano debe estar más ansioso por dar una buena interpretación a la declaración de un vecino que por condenarla. Además, si no puede interpretarlo favorablemente, uno debe preguntarse cómo lo entiende el otro. Si este sentido es erróneo, hay que corregir a la persona con amor; y si esto no es suficiente, hay que buscar todos los medios apropiados por los que, con una buena comprensión de la declaración, se le pueda salvar (en los Ejercicios espirituales 22).”

Le da a la gente el beneficio de la duda y fomenta la comunicación equilibrada.

2. Crear ambientes de “más amor que miedo”.

Como Chris Lowney dice en su libro, Liderazgo Heroico, San Ignacio aconsejó a sus hermanos “gobernar usando todo el amor, modestia y caridad posibles”. De esta manera, “los jóvenes jesuitas podrían florecer en ambientes que les apoyen, les animen y tengan una carga positiva” (ES 32).

3. Sé humilde.

Ignacio prefería un enfoque humilde, modelado en el de Jesús, que se humilló a sí mismo hasta la muerte. Ignacio alentaba los intercambios de ideas y la búsqueda de la comprensión del otro para llegar a un terreno común.

4. Sé respetuoso.

Ignacio vio a Dios en todas las cosas y en todas las personas (ES 235). Recordó a sus discípulos que todos los hombres están hechos a imagen y semejanza de Dios y que Dios habita en cada uno de nosotros. Como tal, el respeto mutuo es un elemento no negociable de la comunicación.

7 tips for communicating well - 1

5. Escucha lo que tienes que decir.

Ignacio dijo que “debemos ser lentos para hablar y pacientes en escuchar a todos… Debemos tener los oídos bien abiertos al prójimo hasta que parezca haber dicho todo lo que piensa” (Pensamientos de San Ignacio de Loyola para cada día del año, 39). Un adagio contemporáneo parece ampliar las palabras de Ignacio: “El mayor problema de la comunicación es que no escuchamos para entender. Escuchamos para responder.”

6. Camina con cuidado.

Ignacio aconsejó que si uno debe corregir a otro, debe hacerlo “sin palabras duras ni desprecio por los errores de la gente” (Tylenda, A Pilgrim’s Journey: The Autobiography of Ignatius of Loyola).

7. No vayas solo.

Ignacio buscó la ayuda de Dios en todos sus esfuerzos. Sabía que no importaban sus planes, si no mantenía a Cristo en el centro de su vida, sus planes serían en vano. Ignacio era muy consciente de que Dios podía lograr más en un instante que en toda una vida de planificación.

Hoy en día, los hermanos de San Ignacio, como el Papa Francisco, continúan el legado ignaciano de la comunicación positiva y enfocada. El Papa Francisco nos recuerda que los cristianos están llamados a ser:

“Gente que ofrece esperanza con su forma de acoger, de sonreír, de amar. Particularmente amar: porque el poder de la resurrección hace a los cristianos capaces de amar incluso cuando el amor parece haber perdido sus razones. Hay un “algo más” que habita en la existencia cristiana, que no puede ser explicado simplemente por la fuerza del espíritu o un mayor optimismo. Es como si los creyentes fueran personas con un “pedazo de cielo” extra encima de ellos, acompañado de una presencia que es desconocida.”

“…Así, el verdadero cristiano es así: no se queja ni se enoja, sino que se convence, por el poder de la resurrección, de que ningún mal es infinito, ninguna noche es interminable, ningún hombre está definitivamente en el error, ningún odio es invencible al amor. “(Audiencia General, 4 de octubre de 2017).

El estilo de comunicación ignaciano está enraizado en esta esperanza de la que habla el Papa Francisco.

En este mundo dividido, seamos embajadores de la esperanza.

7 tips for communicating well - 2