15/04/2020
La Unión Mundial rinde homenaje al padre Henri Madelin, Sj.

Henri Madelin sj - photo carrée

Al enterarse del fallecimiento del P. Henri Madelin, sj., el miércoles 8 de abril de 2020, a la edad de 83 años, a consecuencia del coronavirus, la WUJA ofrece sus más sinceras condolencias al Centre Sèvres, del que fue presidente de 1985 a 1991; a la revista Etudes, de la que fue redactor jefe de 1995 a 2004; así como a la Compañía de Jesús, en la que entró en 1967, y en particular a la Provincia de Europa Occidental de habla francesa. Ya es el décimo jesuita arrastrado desde el comienzo de la epidemia de Covid-19.

Hace una semana, le informamos de la trágica muerte del sacerdote jesuita libanés Alexandre Bassili
como resultado del coronavirus. Hoy, con gran pesar, compartimos con ustedes la noticia de la muerte del Padre Henri Madelin, SJ, que murió de la misma enfermedad el 8 de abril, después de dos semanas de hospitalización en Lille. Iba a cumplir 84 años a fin de mes.

Henri Madelin nació en 1936 en Guebwiller en Alsacia, al pie del Gran Balón de los Vosgos, en una familia de 9 hijos cuyo padre era ingeniero de aguas y bosques. Cuando tenía 3 años, su familia decidió dejar el Alto Rin para instalarse a orillas del Loira, en la antigua capital francesa de Blois. Al estallar la guerra, la familia de Madelin, que se encontraba en las inmediaciones del único puente que cruza el Loira, se asustó, como otros, y decidió viajar en convoy hacia el sur. Pasaron unas semanas en el pequeño pueblo de Dun-le-Palestel, en Creuse, antes de volver a Blois. Allí encontraron su casa ocupada. En una entrevista que concedió para la publicación de su último libro “Las gracias y desgracias de la autoridad”, confió que había sido “un chico aparentemente obediente, más sonriente que risueño, que escuchaba más que preguntaba”; sin duda algunos reflejos jesuitas ya se podían ver antes de su tiempo.

Henri Madelin Radio Notre Dame
Padre Henri Madelin, sj, presentando su último libro titulado “Heurs et malheurs de l’autorité” en 2018

Durante la Segunda Guerra Mundial, Henri Madelin fue a la escuela en Blois y se convirtió en scout; con ellos regresó a Alsacia, diez años después de su partida. El pueblo también había cambiado: “Alsacia es una tierra de ecumenismo. (…) Yo mismo conocí a muchos alsacianos llenos de fervor cuando me dieron responsabilidades en la Europa en construcción en Bruselas y Estrasburgo. »

De hecho, antes de unirse a la Compañía, Henri Madelin estudió primero en el IEP de París, donde se graduó en 1956 con una licenciatura en derecho y un DES en economía política. Fue esta experiencia política la que más tarde lo llevaría a Bruselas y Estrasburgo, llevando el collar romano. Ya que, mientras se preparaba para el examen de ingreso a la ENA, finalmente llamó a la puerta del noviciado de la Compañía de Jesús. Durante sus años de estudios antes de poder ser merecedor del famoso título de “sj”, partió para estudiar filosofía en el escolasticado de Vals-près-le-Puy, un suburbio de Puy-en-Velay, prefectura del departamento de Haute-Loire; luego fue durante dos años al colegio jesuita Libermann en Douala, la capital económica de Camerún. Luego regresó a Francia para completar sus estudios en el teologado de Fourvière (Lyon), donde fue ordenado sacerdote en 1967. El teologado de Fourvière y el filósofo de Chantilly se fusionaron desde entonces (1974) para convertirse en el Centre Sèvres, situado en París, del que Henri Madelin fue director de 1985 a 1991.

Antes de convertirse en la rue de Sèvres, fue director de Acción Social en 1973, que desde entonces se ha convertido en el CERAS (Centre de Recherches et d’Actions Sociales). También completó dos doctorados, en la Sorbona en 1971 y en el IEP de París en 1979. Esto también lo llevó a convertirse en el capellán nacional del MCC (Mouvement Chrétien des Cadres et Dirigeants). La Provincia, de la que tomó las riendas de 1979 a 1985, dijo de él que “su compromiso atestigua el hecho de que la fe cristiana es inseparable de un compromiso social y político con la justicia; este compromiso no puede ser vivido sin profundidad intelectual. “Fue él quien lanzó la “Red de Jóvenes” con el objetivo de relanzar el apostolado con los jóvenes.

En 1983, participó en la 33ª Congregación General en Roma, que eligió a Peter-Hans Kolvenbach, sj, como 29º Superior General de la Compañía de Jesús (1983 – 2008). Esta Congregación General, convocada por el entonces Superior, el Padre Pedro Arrupe, se celebró en un contexto de tensión con el Vaticano, lo que llevó a Pedro Arrupe a renunciar. En esta ocasión, el padre Henri Madelin recordó a los jesuitas de la Provincia de Francia -de la que era el presidente titular en ese momento- la importancia del “sentire cum Ecclesia” ignaciano y de la obediencia al Papa.

Profesor del IEP de París, fue también profesor del IES (Instituto de Estudios Sociales) del Instituto Católico de París, y finalmente asumió la dirección del Centro de Sèvres, donde, según KTO, “se esforzó por continuar el desarrollo de este lugar, al servicio de una formación humana, intelectual y espiritual, arraigada y abierta, de religiosos y religiosas y de laicos, en los desafíos de un mundo cambiante”.

Henri Madelin et Mgr Ulrich
El padre Henri Madelin había contribuido al libro de Monseñor Ulrich “La esperanza no decepciona” (2014)

Recientemente, ha ocupado varios cargos, entre ellos el de redactor jefe de la revista jesuita Etudes, que asumió en 1995. Apasionado por las ciencias políticas y con un máster en la materia, fue nombrado miembro del equipo de la OCIPE (Oficina Católica de Información e Iniciativa para Europa), con sede en Estrasburgo, y también es observador de la Unión Europea en Bruselas. Allí, aboga por la presencia del debate ético en la construcción institucional europea. Desde el verano pasado, vive en Lille, en la comunidad de Notre-Dame, en la Maison Saint-Jean, un lugar de retiro para sacerdotes jesuitas ancianos. Monseñor Ulrich, Arzobispo de la capital de Flandes, testimonio en LilleActu: “Otra alegría fue celebrar con él, en Saint-Ignace en París, el jubileo de sus 50 años de ordenación sacerdotal hace tres años. Como observador atento de la evolución social, cultural y política de nuestro mundo, sabía que la palabra cristiana era crítica con muchas opciones de la sociedad, pero también que la experiencia cristiana de siglos proporcionaba razones profundas para esperar renovaciones marcadas por la justicia y la fraternidad”. En cuanto al Padre François Boëdec, superior de la provincia jesuita francófona de Europa Occidental, describió a Henri Madelin como alguien que “tocaba a sus compañeros por su capacidad de adaptación y su modestia”. Dotado de una gran benevolencia, hombre de fe y de relaciones, siempre atento a la evolución de la sociedad, Henri puso sus cualidades humanas e intelectuales al servicio de Cristo, de la Iglesia y de la sociedad.