27/04/2020
Fauci, Cuomo, Trump: tres antiguos alumnos de los jesuitas, tres formas diferentes de tratar la crisis del coronavirus en la tierra del Tío Sam

Sans titre

Los Estados Unidos son ahora el país más afectado del planeta por el Covid-19 (en el momento en que se escribe este informe, se han producido casi 890.000 infecciones, más de 50.000 muertes y más de 85.000 recuperaciones), lo que inexorablemente atrae los ojos del mundo entero sobre la forma en que está manejando esta crisis sin precedentes y pone de relieve las acciones de tres personas clave, todas ellas de las filas de las instituciones jesuitas : Donald Trump (Fordham, ’66),presidente del país desde enero de 2017 y que aspira a la reelección en noviembre próximo; Andrew Cuomo (Fordham, ’79), gobernador del estado de Nueva York desde enero de 2011 y ya ha sido reelegido dos veces; Anthony Fauci (College of the Holy Cross, ’62), director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas. Aunque los tres son graduados de prestigiosas instituciones jesuitas, su magis personal, sus diferentes carreras y posiciones llevan a desacuerdos entre ellos, algunos de ellos profundos.

World map death toll John Hopkins

Mapa mundial que muestra los países más afectados por el Coronavirus al 12/04/2020 – © Johns Hopkins University

Debido a su turbulenta historia, que determinó la estructura de su Constitución basada en grandes principios como la garantía incondicional de las libertades, el ‘due process’ y la protección igualitaria de la ley, el país ha adoptado un sistema político y administrativo único en el mundo. A este respecto, los artículos II (poder ejecutivo) y IV (derechos y obligaciones de los Estados) nos interesan especialmente.

La razón por la que mencionamos la Constitución de los Estados Unidos de América en el preámbulo es que es complicado entender lo siguiente sin tener en cuenta el espíritu de las leyes que rigen la nación americana y los grandes principios que la han gobernado desde su independencia. Además, trataremos de destacar las acciones del Presidente de los Estados Unidos y las del Gobernador del Estado más afectado por la crisis, que sólo pueden medirse en términos de lo que realmente pueden hacer. Más allá de oponerse a las figuras casi caricaturescas de Donald Trump y Andrew Cuomo, templadas por el árbitro de la elegancia encarnado por Anthony Fauci, el objetivo de poner en perspectiva a estos tres actores consiste en poner de relieve los puntos fuertes y débiles del propio sistema administrativo americano.

three-alumni

Anthony Fauci, Director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas ; Andrew Cuomo, 56º Gobernador del Estado de Nueva York ; Donald J. Trump, 45º Presidente de los Estados Unidos de América

Donald J. Trump parece haber dado un giro total a las declaraciones deliberadamente estrictas que le gustaba hacer en las últimas semanas, oscilando ya entre una respuesta fuerte [1], y una respuesta más neutral, preocupándose más por el impacto en la economía que por la propagación real del virus. Por una vez, un presidente de todos los estadounidenses fue encontrado en la Casa Blanca el pasado domingo 19 de abril, declarando, “Estoy aquí para todos”, sin importar el estado, si es gobernado por un republicano o un demócrata, como una vez le gustó hacerlo.

¿La razón? Se encuentra en la arenga de otros dos hombres de gran importancia en esta profunda crisis americana que actualmente actúan como cortafuegos contra un virus que constantemente está cobrando víctimas al otro lado del Atlántico (más de 50.000 muertos en el momento de escribir). Por un lado, tenemos a Andrew Cuomo, gobernador del Estado de Nueva York, el estado desde el que se inició la epidemia en suelo norteamericano[2] y que tiene, con mucho, el mayor número de personas afectadas y de muertes. Por otro lado está Anthony Fauci, Director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas, quien durante esta crisis está asistiendo al Presidente de los Estados Unidos en una célula de crisis en la famosa Sala de Situación de la Casa Blanca, proporcionándole informes detallados sobre el progreso del virus y dándole un análisis profundo de sus muchos años de experiencia[3].

Anthony Fauci & Donald J Trump

Anthony Fauci (izquierda), nombrado por Donald J. Trump (derecha) Director del Grupo de Trabajo sobre Coronavirus de la Casa Blanca, presentando uno de sus boletines diarios a la prensa – © Reuters 2020

El Dr. Anthony Fauci ha citado repetidamente al Presidente Trump en algunas de sus declaraciones. Aunque se reúnen casi a diario en el seno del “grupo de trabajo sobre el virus de la coronación” presidencial, en el que se ha dicho que el Dr. Anthony Fauci ocupa un lugar primordial, es cada noche cuando el médico de 79 años informa a sus conciudadanos sobre la evolución de la situación, dando una información que a veces contradice la del presidente. Mientras que el papel de un presidente es tranquilizar a la nación en caso de crisis, el presidente Trump se mostró ligeramente optimista a principios de marzo en cuanto a que la vacuna Covid-19 podría estar disponible en un plazo de cuatro meses. Un anuncio que fue corregido instantáneamente por el Dr. Fauci: “Como le dije, Sr. Presidente, tomará de un año a un año y medio distribuir una vacuna efectiva y segura”. Otra anécdota que hará reír a algunos -y a otros hacer un gesto de dolor- es aquella en la que, en la conferencia de prensa de Donald J. Trump del 20 de marzo de 2009, que fue transmitida por el canal de noticias MSNBC, el Dr. Fauci se paró detrás de él, lanzó una sonrisa de desaprobación y escondió su rostro en la mano, que luego fue transmitida en las redes sociales.

En una entrevista en ScienceInsider, el Dr. Fauci reflexiona sobre su relación con la Casa Blanca, con una imparcialidad honesta que es bueno transmitir aquí. En primer lugar, mientras se ríe felizmente con el interlocutor de ScienceInsider al que le dice: “Estoy bien, todavía no me han despedido”, Anthony Fauci explica que la razón por la que no lo hace es porque “aunque no estemos de acuerdo en ciertos temas, él escucha”. Va por su propio camino. Tiene su propio estilo. Pero en temas importantes, realmente escucha lo que tengo que decir. “También deja claro, en relación con lo que legítimamente podría haberse considerado una justa mediante discursos en sus respectivas sesiones informativas, que lo que el Presidente expresa “se dice de una manera que yo no habría utilizado, porque eso podría dar una idea equivocada de cuáles son los hechos en relación con un tema en particular; no es por eso que me opongo a ello en sustancia”. En un tema en particular, el Presidente Trump hizo una salida notable, poniendo en duda la responsabilidad de China de advertir al mundo sobre la presencia de este virus mucho antes de lo que lo hizo. Es comprensible que un presidente de una nación carezca de objetividad cuando su país es atacado y que tome represalias contraatacando la responsabilidad que todos deberían adoptar. Anthony Fauci, que no está obligado por ninguna subjetividad relacionada con su cargo, comenta la anécdota de la siguiente manera: “Deberíamos decírselo al presidente la próxima vez que nos sentemos juntos.” Por cierto, Sr. Presidente, tenga cuidado con esto, no diga eso”, pero no puedo saltar al micrófono y derribarlo. Bien, lo dijo. Intentemos hacerlo bien para la próxima vez”.

Una persona que puede permitirse el lujo de ser completamente subjetivo y, como Trump, tiene que defender sus intereses políticos y la “nación”[4]
que lidera es el gobernador del Estado de Nueva York, donde se originó la epidemia, Andrew Cuomo. Nacido en la ciudad de Nueva York en 1957 y ex alumno de Fordham, Andrew Cuomo fue Secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano de los Estados Unidos de 1997 a 2001, bajo la dirección del Presidente Bill Clinton, y luego Fiscal General del Estado de 2007 a 2010. Desde 2011, es el 56º gobernador del Empire State (reelegido en 2014 y 2018). Aunque encabeza el estado más afectado del país, Andrew Cuomo es mucho más virulento con el Presidente de los Estados Unidos en dos puntos clave.

Andrew Cuomo

Andrew Cuomo en una conferencia de prensa de crisis en Nueva York a finales de marzo de 2020 – © AFP 2020

El primer punto es si poner en cuarentena o no a los estados. Adoptando un punto de vista nacional amplio, Trump está a favor de la cuarentena de los estados, en un momento en que, por ejemplo, muchos neoyorquinos están abandonando su estado para ir a su segunda residencia en Florida (el propio Trump no es una excepción a la regla con su residencia de invierno en Mar-A-Lago, West Palm Beach, Florida, aunque es neoyorquino), lo que conlleva un posible riesgo de contagio. Mientras el inquilino de la Casa Blanca seguía pensando el sábado 28 de marzo en poner en cuarentena los estados de Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut (que por sí solos representan más de la mitad de los casos y casi la mitad de las muertes), según una opinión favorable del Dr. Anthony Fauci, quien dijo que una contención nacional de 14 días sería algo bueno, Andrew Cuomo le instó al día siguiente a dejar que los gobernadores decidieran si debían o no poner en cuarentena sus estados, diciendo que imponer la cuarentena sería ilegal y sería percibida como una “declaración de guerra”, que este último le concedió finalmente, el mismo día después de consultar al “grupo de trabajo” dirigido por el Dr. Anthony Fauci! Donald J. Trump, aunque declaró la cuarentena “innecesaria, finalmente” no dudó, sin embargo, en escribir un tweet, como de costumbre, afirmando que “en lugar de la cuarentena, el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) emitirá un “fuerte aviso de viaje” para los Estados mencionados”.

El segundo punto es el hecho de que, con las elecciones presidenciales de 2020 en el punto de mira, ambos están tratando de salir a la luz como salvadores de la nación. El Partido Demócrata, cuyas primarias se quedaron cortas, sin ser realmente convincente, se preguntó durante un tiempo si Andrew Cuomo, que había demostrado ser el contendiente número uno en la política de Trumpian sobre Covid-19, no habría sido también, a escala más global, el próximo noviembre; una hipótesis que otros se apresuraron a barrer, afirmando que aunque los casos de corrupción de los que se sospecha que Andrew Cuomo decidió que no se presentara a las elecciones hace unos meses, esto no debería cambiar ahora. Para NBC News, Andrew Cuomo es el verdadero líder del momento, habiéndose felicitado a sí mismo por tomar el liderazgo al declarar el cierre de “oficinas y tiendas no esenciales” a partir del domingo 22 de marzo, y declarando “si quieres culpar a alguien, cúlpame a mí”. No hay nadie más responsable de esta decisión”, contrastando deliberadamente con el famoso “No soy absolutamente responsable” del Presidente Trump, que había declarado unos días antes, el viernes 13 de marzo de 2020, en el Jardín de Rosas de la Casa Blanca. Lis Smith, un estratega demócrata que asesoró a Cuomo en la campaña para su reelección en 2018, añadió: “Las reuniones informativas tanto de Washington como de Albany en las últimas semanas muestran que hay una divergencia en el liderazgo. Donde el gobernador Cuomo es directo, franco, objetivo y en control en todo momento, el Presidente está atacando a los medios de comunicación, sembrando confusión y eludiendo constantemente su responsabilidad. (…) Hay mucho miedo e incertidumbre. La gente quiere un líder. Quieren hechos, y también quieren saber que aunque los tiempos no sean fáciles, lo lograremos. (…) El gobernador Cuomo ofrece un sentido de calma y templanza… el presidente no. “Es un poco rápido olvidar que en términos de salud y gestión de la policía, el presidente de los Estados Unidos, según la Constitución, no tiene voz ni voto. Lo más que puede hacer es enviar la Guardia Nacional, pero sólo si un estado lo ha solicitado con antelación. ¿Se puede criticar a un presidente en ejercicio por respetar la Constitución?

Trump declares a national emergency in the Rose Garden

Donald J. Trump declara el estado de emergencia nacional debido a un coronavirus en la Rosaleda de la Casa Blanca el 13 de marzo de 2020 – © Getty Images 2020

Entre Trump y Cuomo, es un poco como “Te amo, yo tampoco”; más aún porque, a pesar de las apariencias, cada uno depende en gran medida de los resultados del otro. Si Andrew Cuomo había agradecido a Trump hace unas semanas por su cooperación, definiendo la crisis como un “desafío común”, otros rastros de acuerdo cordial entre los dos frentes son cada vez más raros. Andrew Cuomo no dudó, ya el martes 24 de marzo, declarar que miles de neoyorquinos morirían si el presidente Trump y el ejecutivo federal no traían los respiradores que habían prometido. Capitalizando su papel de salvador de Nueva York, Andrew Cuomo añadió este domingo: Nueva York tendrá lo que necesita. Y nadie atacará a Nueva York injustamente y nadie impedirá que Nueva York obtenga lo que necesita. Ya durante su conferencia de prensa el domingo 22 de marzo, en Albany, se dirigió directamente al gobierno federal: “Creo que el gobierno federal debería ordenar a las fábricas que hagan máscaras, batas, respiradores, equipo médico esencial, todo lo que marcará la diferencia entre la vida y la muerte”. El 13 de marzo, Donald Trump se resignó a declarar el estado de emergencia. ¿Significa esto que el presidente puede ahora interferir en el gobierno de un estado? ¡Claro que no! Puede simplemente permitir que se asignen recursos para ayudar a las autoridades federales y locales, que son las únicas que deciden si el gobierno federal va a interferir.

Como podemos ver, las tensiones aumentaron a medida que el número de casos detectados y las muertes aumentaron. Y las reacciones se volvieron cada vez más tensas, con dos gigantes de la política americana, ambos de la misma universidad jesuita, ambos comprometidos con el tratamiento de los asuntos de los que son responsables en dos escalas diferentes, haciendo que sus reacciones sean lógicamente diferentes. Es interesante mostrar que desde que la curva se ha invertido, una relajación en los mensajes de los diferentes protagonistas ha comenzado. En su conferencia de prensa del 14 de abril de 2020, Donald Trump presentó un montaje de video en el que muestra diferentes personalidades que lo criticaron al inicio de la crisis, agradeciéndole hoy la ayuda que pudo desbloquear al declarar el estado de emergencia nacional. Entre ellos se encuentran los gobernadores demócratas de California, Gavin Newsom, otro ex-alumno jesuita (Universidad de Santa Clara, anuncios 1989), y de Nueva York, Andrew Cuomo, quien la semana pasada (https://www.foxnews.com/politics/trump-coronavirus-testing-milestone-ppp-small-business) elogió la respuesta de la administración Trump a la crisis del coronavirus y “los extraordinarios esfuerzos y movilización” que el gobierno federal ha realizado y en los que ha sido un socio importante. “Necesitábamos ayuda y ellos respondieron”, dijo el Gobernador de Nueva York, añadiendo que los que murieron no podían ser salvados. Newsom dijo, “Déjame ser honesto contigo. Te estaría mintiendo si te dijera que Trump no satisface nuestras necesidades. Lo hizo. Y, como garantía de objetividad, tengo que admitirlo públicamente”.

Cuomo and Newsom

El gobernador de Nueva York Andrew Cuomo (izquierda) y el gobernador de California Gavin Newsom (derecha) – © Associated Press

Si la crisis es la misma para todos, la medida de las decisiones no es la misma cuando se gobierna un estado en particular o todos ellos. En los Estados Unidos, la línea es a veces porosa y a menudo difusa entre la responsabilidad de los estados y la interferencia que la estructura federal puede permitirse adoptar respecto de los estados. La capacidad de Donald J. Trump radica en el hecho de que sabe rodearse de otro brillante y competente anciano jesuita, el Dr. Anthony Fauci, director del NIAID y jefe del Grupo de Trabajo sobre el Coronavirus de la Casa Blanca, que le aconseja a diario y no duda en discrepar con él en ciertos temas[5], o incluso en interceder ante el Presidente para que el Gobernador Andrew Cuomo actúe en su territorio como un buen padre. Si, al final, todos tienen una pesada tarea que cumplir en esta crisis sin precedentes para el país con la bandera estrellada, no importa en última instancia cómo lo haga cada uno, siempre y cuando, al final, el pueblo estadounidense no salga perdiendo – lo cual está lejos de ser obvio. Al menos por el momento, la tormenta parece estar pasando mientras la curva comienza a girar, a pesar de la cantidad de muertes diarias que todavía se cuentan por cientos. Una pausa, que puede ser sólo el ojo de la tormenta, porque, aunque Donald Trump puede permitirse ahora recuperar el aliento, su reelección aún no está asegurada. Él, que pidió que se le juzgara principalmente por su historial económico – hasta la crisis, no tan malo – se arriesga a perder las plumas en la recta final cuando se trata de la evaluación final del coronavirus posterior a la crisis. El desempleo, que había alcanzado un mínimo histórico antes de la crisis al caer al 3,5% -cifra que los Estados Unidos no había visto desde los gloriosos años treinta- ya se ha elevado al 4,4% y sigue subiendo, con un número de desempleados que aumenta en 3 millones a la semana. La caída de los valores del mercado de valores y del PIB también se espera con creciente aprensión. Todo esto podría contribuir a un creciente riesgo de disturbios, ya que las personas más afectadas por las crisis económicas son las que ya están en desventaja a nivel de base y, además, las más propensas a contraer el virus, impotentes ante un mercado de seguros privados gratuitos alabado por Donald Trump. Sin embargo, si bien se le puede reprochar este último argumento, es más complicado acusarlo de relativa pasividad, dado que, por un lado, los condados más afectados son los históricamente gestionados por los demócratas y que, por otro lado, no se le puede reprochar a un presidente en ejercicio que respete estrictamente la sacrosanta Constitución, ya que los ámbitos sanitario o policial – para hacer cumplir el famoso confinamiento – son estrictamente una cuestión de derecho estatal.

 

Maurice Selvais
Editor de contenidos

 

 

[1] Los Estados Unidos fueron el primer país que reaccionó tan rápidamente a la crisis cuando, el 12 de marzo, cuando la OMS calificó oficialmente la epidemia de pandemia, el Presidente Trump ordenó el cierre del espacio aéreo estadounidense a 26 países europeos (Nota del editor: Los Estados Unidos fueron el primer país que reaccionó tan rápidamente a la crisis: la misma prohibición ya estaba en vigor desde el 2 de febrero para los vuelos procedentes de China; en ese momento no se había detectado todavía ningún caso en suelo estadounidense), pidió al Congreso que adoptara rápidamente una reducción de los impuestos sobre las nóminas para ayudar a los hogares estadounidenses a superar las repercusiones económicas de la epidemia y anunció el aplazamiento del plazo para el pago de los impuestos de determinadas personas y empresas.)

[2] Según el New York Times, el foco inicial de la epidemia fue New Rochelle, un suburbio de la ciudad de Nueva York, no lejos de la frontera con Connecticut.

[3] Nombrado jefe del NIAID en 1984, Anthony Fauci ha servido leal y profesionalmente a todos los presidentes de EE.UU. desde Ronald Reagan. Se le reconoce su labor en el campo de la inmunología, en particular en la evolución del virus del SIDA, que ha ayudado a comprender mejor y, por tanto, a contener mejor. El National Catholic Reporter nos dice que los dos presidentes con los que Fauci disfrutó más trabajando fueron ambos presidentes Bush: “Describe al sucesor de Reagan, George H. W. Bush, como extraordinario, señalando que mientras era vicepresidente, Bush visitó a los pacientes de SIDA de Fauci. “Dijo que su hijo, el presidente George W. Bush, le ayudó a salvar 14 millones de vidas del SIDA en África desarrollando un programa de distribución de medicamentos para combatir la enfermedad. Fauci recibió la Medalla Presidencial de la Libertad, el más alto honor de los Estados Unidos, de manos de George W. Bush. Modesto, Fauci reconoce que sólo el presidente fue responsable de este programa, lo que no resta mérito al Dr. Fauci.

[4] El término “nación” que se utiliza aquí es deliberadamente exagerado, aunque, con una población de 20 millones de habitantes (el cuarto estado más poblado del país) y un PIB equivalente al de Turquía, las estadísticas del Estado de Nueva York pueden compararse fácilmente con las de un país independiente. Esto hace que la responsabilidad de Andrew Cuomo sea aún más importante.

[5] En particular sobre el uso de la cloroquina, que Donald Trump quiso a toda costa proporcionar gratuitamente y sin demora a todo aquel que la solicitara, y que Anthony Fauci declaró dudosa y carente de las propiedades curativas que Donald Trump le prestó. Sólo el tiempo dirá quién tenía razón, pero los hechos parecen probar que Fauci tenía razón.

 

El contenido de este artículo no refleja necesariamente las opiniones de la Unión Mundial de Antiguos Alumnos de los Jesuitas.