24/05/2020
La Unión Mundial rinde homenaje al Padre Adolfo Nicolás, sj

Adolfo Nicolas carrée

Con gran tristeza y profunda emoción WUJA se entera y comparte con ustedes la noticia del fallecimiento del Padre Adolfo Nicolás, SJ, el miércoles 20 de mayo, a la edad de 84 años. El antiguo Superior General de la Compañía de Jesús estaba muy cerca de la juventud, como profesor de jóvenes novicios en Asia, pero también aseguró a la WUJA todo su apoyo; espiritual por supuesto, pero también concreto por haber participado en dos congresos mundiales: el de Bujumbura en 2009 y el de Medellín en 2013.

Image2
En el Congreso Mundial de la WUJA en Bujumbura en 2009: a la izquierda, el Padre Adolfo Nicolás, SJ, entonces Superior General de la Compañía de Jesús; con, en el centro, el entonces Vicepresidente de Burundi, el Sr. Yves Sahinguvu (Liceo Saint-Esprit de Bujumbura, clase de 1967); a la derecha, encontramos a Naresh Gupta (Colegio Saint-Xavier de Calcuta, clase de 1982), actual Secretario General de la WUJA

Adolfo Nicolás Pachón nació el 29 de abril de 1936 en Villamuriel de Cerrato, un tranquilo pueblo de Castilla y León en la carretera de Valladolid a Burgos. Hijo de un soldado español, es el tercero de cuatro hermanos. Dejó la provincia a temprana edad para ir a la capital, donde fue a estudiar al Colegio de la Inmaculada y San Pedro Claver, más conocido como el “Colegio de los Muchachos de la Arena”, que desde entonces se ha fusionado con el Colegio de Chamartín para convertirse en el Colegio de Nuestra Señora del Recuerdo, uno de los mejores colegios de Madrid. Después de sus estudios en Madrid, regresó directamente al noviciado jesuita de Aranjuez, también residencia ocasional de los reyes de España. En 1960 se licenció en filosofía en la famosa Universidad Complutense de Alcalá de Henares, cuna del gran Cervantes.

Ordination Adolfo Nicolas
Adolfo Nicolás, recién ordenado en 1967

A petición suya, abandonó España para ser enviado a Japón, donde pasó un año entero aprendiendo el idioma y la cultura local. Después de estudiar teología en la Universidad de Sophia en Tokio en 1964, se ordenó allí tres años más tarde, el 17 de marzo de 1967. En 1968, regresó a Europa durante tres años para escribir su tesis “Teología del Progreso Humano”, que le hizo doctor en teología en la Universidad Gregoriana de Roma. Así se especializó en el estudio de las teologías que dieron forma al Concilio Vaticano II, del cual él mismo fue contemporáneo.

Tras regresar al Japón, donde enseñó teología sistemática en la Universidad de Sophia durante algunos años, fue nombrado director del Instituto Pastoral de Manila, en el campus de Quezon City, Filipinas, donde se trasladó de 1978 a 1984. Luego regresó a Tokio para ocuparse de los estudiantes de la Universidad de Sophia de 1991 a 1993, y luego se convirtió en Superior Provincial de los Jesuitas en Japón hasta 1999. Después de eso, pasó tres años en una parroquia entre emigrantes filipinos y asiáticos pobres de Tokio, y continuó enseñando en la Universidad de Sophia.

Adolfo Nicolas, nouveau supérieur général
Discurso del Padre Adolfo Nicolás después de haber sido investido con el cargo de Superior General de la Sociedad

En 2004 se convirtió en moderador de la Conferencia de Provinciales Jesuitas de Asia Oriental y Oceanía, que presidió hasta 2008, cuando fue elegido por sus pares como el 30º Superior General de la Compañía de Jesús. Aunque este cargo suele ser vitalicio -aunque su predecesor Peter-Hans Kolvenbach también había dimitido-, él dimitió cuando alcanzó los 80 años, argumentando que “la Sociedad necesitaba a alguien con más energía y mejor forma para dirigirla en un mundo cada vez más complejo”.

Fr. Nicolas farewel to the roman curia
Durante la despedida del Padre Adolfo Nicolás de la Curia Romana en febrero de 2017, el Papa Francisco insistió en que “Nico”, como se le conocía entre los amigos, tomara el asiento de honor

Durante sus ocho años como Superior General de la Compañía de Jesús, nunca dejó de insistir en la universalidad de la vocación y misión de los jesuitas y en la profundidad que caracteriza su vida.

Le père Nicolás célébrant la messe à la paroisse du Sacré Cœur dans la République démocratique du Congo en 2011
El Padre Nicolás celebrando la misa en la parroquia del Sagrado Corazón en la República Democrática del Congo en 2011

Después de renunciar a la 36ª Congregación General de la Sociedad, que se inauguró en Roma el 2 de octubre de 2016 y eligió al actual Superior General, el venezolano Arturo Sosa, sj, el Padre Adolfo Nicolás regresó a Asia. Primero en Filipinas, para ocuparse del Instituto Pastoral de Manila, hasta agosto de 2018, cuando hizo su último viaje por tierra de vuelta a Tokio.

Dernière photo de Adolfo Nicolas
Última foto del “Padre Nico” en Manila, entre los estudiantes del Instituto Pastoral de Manila

Según sus compañeros, el Padre Adolfo Nicolás era un “jesuita feliz”. En 2009 confió a los novicios de Indonesia: “Espero que sean jesuitas felices, porque serían inútiles si fueran jesuitas infelices”. “Le preocupaban mucho los novicios y jóvenes estudiantes interesados en entrar en las órdenes.Él les decía: “Sean felices, sean libres, concéntrense en Dios y en Cristo”.  “A los jóvenes jesuitas les decía: ¡Sed vosotros mismos y dejad que Cristo trabaje a través de vosotros! »

Screen-Shot-2015-10-21-at-15.25.201
El Padre Nicolás apoyó todo tipo de iniciativas, especialmente los congresos de la WUJA como el de aquí en Medellín en 2013

El Padre Adolfo Nicolás, SJ, murió en la paz de Dios este miércoles 20 de mayo de 2020, en Tokio, Japón. Acababa de cumplir 84 años.

Arturo Sosa, sj, habló de él con estas palabras: “un hombre sabio, sencillo y libre; completamente y generosamente dedicado al servicio; conmovido por los que sufren en todo el mundo, pero al mismo tiempo lleno de la esperanza que brota de su fe en Nuestro Señor Resucitado; un excelente amigo, al que le encantaba reír y hacer reír a los demás; un hombre de la Palabra.  »

Le père Nicolas avec Benoît XVI
El Padre Nicolás con el Papa Benedicto XVI emérito

El actual Presidente de la Conferencia Jesuita de Asia-Pacífico, el Padre Tony Moreno, sj, se refiere a él como alguien “que no era conocido por presentarse, que odiaba el clericalismo en todas sus formas y que no quería ser llamado ‘Emérito'”. Quería ser conocido como era, sin los títulos. »

Con cierta emoción nuestro presidente, Alain Deneef, dirige estas pocas palabras: “Me he encontrado con él cuatro o cinco veces y era un hombre modesto cuyos consejos y reflexiones se revelaron en el curso de una frase inofensiva a la que el interlocutor tenía todo el interés en estar atento. Fue él quien completó la famosa frase del padre Arrupe (‘hombres y mujeres para los demás’), ya aclarada por el padre Kolvenbach (‘hombres y mujeres para y con los demás’), diciendo: ‘hombres y mujeres de profundidad, para y con los demás’.

Rome-octobre-2011
Alain Deneef y Adolfo Nicolás, sj, juntos en Roma en 2011

François Marinx, asesor de comunicación y coordinador digital de la WUJA, recuerda: “Durante el Congreso de Bujumbura en 2009, se organizó un encuentro con el Padre Nicolás para los jóvenes participantes del congreso. Tuve la alegría de participar en ella junto con otros treinta ex alumnos de todo el mundo. Con toda simplicidad, compartió con nosotros algunas reflexiones sobre nuestro congreso y la dinámica de los alumnos en el mundo. Fue muy amable y accesible, especialmente al participar en una larga sesión de fotos con los jóvenes. Cuatro años después, en el congreso de Medellín, renunció a su discurso originalmente preparado para evocar la educación jesuita a través de cuatro imágenes. Sabía cómo cautivar y tocar a su público para transmitir lo esencial. Estoy agradecido por estos momentos que me han marcado mucho. »

Bujumbura 1
Padre Adolfo Nicolás, sj, en el congreso de 2009 en Bujumbura

La WUJA ofrece sus más profundas condolencias a la Compañía de Jesús, de la que fue Superior General de 2008 a 2016; a la Conferencia Jesuita de Asia Oriental y Oceanía, de la que fue Presidente de 2004 a 2008 ; la Provincia Jesuita de Japón, de la que fue Superior de 1993 a 1999; el Instituto Pastoral de Manila en Filipinas, del que fue Director de 1978 a 1984; y a toda la comunidad ignaciana del mundo que une sus pensamientos y oraciones para anunciar esta triste noticia.