22/10/2016
Historia Contemporánea de la Compañía de Jesús en Cuba

title

La Compañía de Jesús regresa a Cuba en 1853 tras 86 años de ausencia (había sido expulsada en 1767 por Decreto Real de Carlos III). El 2/Feb/1854 se establece en la Habana el Real Colegio de Belén, por Decreto de la Reina Isabel II.

La actual Provincia de Antillas surgió como Viceprovincia Cubana en junio de 1929; dependía de la Provincia de León (España). En el mes de junio de 1952 es creada la Viceprovincia Independiente de las Antillas que comprendía a Cuba, la República Dominicana y a Puerto Rico. La sección antillana de Puerto Rico pasó a la Provincia de Nueva York en julio de 1959. El 17/Sep/1961 fueron expulsados de Cuba 26 jesuitas; la Curia y el Colegio de Belén se ubican a la espera en Miami, mientras en Cuba quedan por entonces 48 jesuitas.

El 31/Jul/1968 es creada la Provincia de las Antillas, la sede de la Curia está radicada en Santo Domingo y comprende a Cuba, República Dominicana y Miami. En la actualidad la provincia avanza hacia un proceso de unificación con la Región Cubana.

 En la actualidad en Cuba hay 26 jesuitas los cuales pertenecen a la Provincia de las Antillas, cuya sede estaba en La Habana – específicamente en nuestro querido Colegio de Belén – hasta que los comunistas los echaron de Cuba al igual que a casi todos los religiosos en mayo del 1961, por orden de un exalumno llamado Fidel Castro, graduado del curso 1945.

Ahora parece ser que los comunistas quieren devolverles algunas cosas – como un gesto de bondad y de relaciones públicas –a los religiosos aunque eso no ha pasado a ser realidad. Por supuesto son las propiedades que ellos quieren y lo que no les conviene seguir manteniendo. En Cuba los Jesuitas tenían varios colegios entre ellos estaba el Colegio de Monserrat (en la ciudad de Cienfuegos, ubicada en la costa sur de Cuba) el cual fue cerrado por los mismos jesuitas en el 1942. Era de primera y segunda enseñanza. En la actualidad es un edificio viejo y únicamente ese es el que quieren devolver. El principal de todos, el imponente Colegio de Belén en La Habana tuvo como destino original al Instituto Técnico Militar (ITM). En mayo del 2013, el Colegio fue visitado por un grupo de jesuitas latinoamericanos dirigido por el Padre Jorge Cela S.J., Presidente de la CPAL (Conferencia de Provinciales de América Latina). El Padre Cela SJ es de origen cubano, se graduó en el Colegio de Belén en el mes de junio de 1959 y estuvo destacado en La Habana durante varios años.

Para completar la lista de los colegios jesuitas en Cuba, además del de Monserrat tenían los siguientes colegios:

En Santiago de Cuba – la segunda ciudad de la isla – estaba el Colegio de Dolores, llamado así pero su nombre completo era Colegio de Nuestra Señora de los Dolores, fundado en 1913 comprendía la primera y segunda enseñanza. A ese colegio, durante la primaria, fueron brevemente Fidel, Raúl y creo que también su hermano mayor Ramón, de quien no se conoce mucho y no participa en la política.

Fidel estudió el Bachillerato hasta su graduación en junio de 1945 en el Colegio de Belén – Nuestra Señora de Belén – en la Capital, llamada oficialmente San Cristóbal de La Habana, cuyo nombre ha sido abreviado con el tiempo. Era de primera y segunda enseñanza y fue fundado en el 1854. San Cristóbal es el Patrón de La Habana.

Además, los jesuitas tenían otro colegio llamado Sagrado Corazón de Jesús (de primera enseñanza solamente) en la ciudad que lleva el nombre de Sagua la Grande. Es una ciudad pequeña en el interior de la isla.

En La Habana tenían también – la escuela Electromecánica de Belén – la cual como el nombre bien indica era una escuela de instrucción para los oficios técnicos. Había una escuela de primera enseñanza conocida como ” la Gratuita” para los niños pobres. En ese mismo edificio de La Gratuita, de noche se daban clases, que se conocía como la ENOB – Escuela Nocturna Obrera de Belén. Todas estas estaban a pocos metros del Colegio de Belén. La ENOB enseñaba para capacitarlos a pasar el examen de entrada de la Electromecánica y los profesores eran estudiantes de Belén en Bachillerato, todos voluntarios para dar esas clases de noche.

Excepto el Colegio de Nuestra Señora de Monserrat, el cual cerró sus puertas en el 1942, las demás fueron cerradas en mayo de 1961 – al mes siguiente de Bahía de Cochinos – cuando el gobierno expulsó a todos los religiosos de Cuba cerrando así todos los colegios católicos. Por supuesto eso también afectó a los protestantes y demás religiones. Sólo un puñado de sacerdotes – casi ninguno – fue permitido a quedarse en Cuba. Ese cierre había sido anunciado desde enero del mismo año pero llevado a cabo en mayo.

Fueron expulsados los jesuitas partiendo a República Dominicana en su gran mayoría y otros a España. Los llevaron custodiados a la Bahía de La Habana donde abordaron el vapor Covadonga. De ahí algunos lograron llegar a Miami, y unos pocos fueron a San Juan, Puerto Rico donde participaron en el Colegio San Ignacio. Es increíble el odio que se palpó entonces contra los jesuitas y demás religiosos.

Los colegios parroquiales y los de los Hermanos Maristas y De La Salle etc. fueron cerrados también. Tomado en cuenta que los comunistas tomaron el poder el día primero de enero de 1959, los cambios fueron con violencia y rapidez.

Al igual que en Argentina y demás países, la Iglesia Católica ha ayudado muchísimo a los pobres y ha sido una fuente de enseñanza, habiendo recibido en pago un odio injustificado.

El gobierno comunista continua desde entonces como dueño de esos inmuebles. además de otros más que tenían los jesuitas, tales como la casa de Ejercicios Espirituales llamada Pio XII, El Calvario etc. de los cuales desconozco si son oficinas del gobierno o si les dan algún otro uso parecido.

En Cuba ahora hay iglesias católicas las cuales han logrado abrirse hace años y tienen un número creciente de feligreses.

En La Habana, entonces estábamos en una ignorancia del mundo o al menos nuestra clase socio-económica vivía en una burbuja y ajenos quizás al resto de los problemas, además de ser muy jóvenes para comprender. Pero quizás había ceguera en la sociedad habanera? No lo creo pero es que nadie imaginaba lo que vino después. En el triángulo socio-económico estábamos arriba, en minoría y no éramos representativos de la mayoría del pueblo. Esto no es difícil ver y se repite en todos los países, inclusive el tuyo. Los números estaban en contra nuestra. ¿Está claro?

Es lamentable que algunos pocos empleados y profesores fueran parte de aquella toma del poder siendo “interventores” del plantel donde trabajaron por años. Lamentablemente hubo algunos alumnos que se sumaron a esa ola. Vale aclarar que se daban muchas becas a familias necesitadas para que sus hijos estudiaran ahí. Así todo, sucedió!

Mi clase se hubiera graduado del bachillerato en junio de 1961, pero para entonces la inmensa mayoría había abandonado el país por motivos políticos, los cuales fueron de gran impacto. De unos 120 o 140 alumnos, solo quedaban 40 quizás cuando tomaron el colegio. Yo me había ido ya con mi familia, y lo que te cuento lo sé por medio de los que se quedaron, muchos de ellos salieron después mientras que otros pocos se incorporaron a aquello.

Los jesuitas se portaron muy bien con los que estaban ahí todavía y un par de noches antes llamaron por teléfono a todos y cada uno, a sus casas, para que fueran al colegio al día siguiente donde les dieron las notas de fin de curso, a pesar de que no había terminado el semestre ni hubo graduación, pudiendo así lograr un comprobante de haber terminado su bachillerato. Eso les sirvió de mucho pues al llegar aquí tiempo después, podían entrar directo a la universidad. Fue un gran favor el que les hicieron dándoles las notas anticipadamente. El tiempo nos ha regado por el mundo y nos hemos ido encontrando gradualmente aunque por supuesto hay otros de los cuales no supimos más nunca nada.

El Colegio de Belén se pudo abrir en Miami y crecer poco a poco gracias al apoyo que recibió de parte de antiguos alumnos y de la comunidad cubana exilada en general que quiso mantener con vida esa gran institución nuestra, a pesar de las dificultades económicas al principio.

Como pudo suceder todo lo de Cuba, epopeya la cual continua, a pesar de los avisos dados al principio, los cuales fueron ignorados por la gente, pues creían en promesas pero la realidad fue otra. Ceguera nacional, esperando una mejoría cuando los hechos apuntaban en otra dirección.

De tan solo ver lo sucedido en términos gramaticales – de analizar el pasado y el presente se puede dar cuenta uno de cuál será el futuro. No valen las ideas, ni las promesas de líderes falsos que solo buscan su bienestar. Hay una realidad que he aprendido y es que “Sin economía no hay Paz”. Por supuesto, “Sin Paz no hay Patria, ni Bienestar ni Felicidad”.

Una nación sin dinero, camino a la bancarrota indica problemas. La culpa no la tenían ni la tienen los americanos, a quienes nuestros gobernantes culpan de todo mientras se hacen ricos. La culpa cae en los ciudadanos que se alejan de los problemas de sus países, creando vacíos por donde entran los delincuentes y ese tipo de gente, que por supuesto ni son seres constructivos ni creen en Dios. Todo porque estar en la política está mal visto. Pero, es que no tienes que ser político sino cívico.

Después se vuelven hermanos contra hermanos, hijos contra padres, vecinos contra vecinos y amigos contra amigos, entrando la envidia y el odio a gobernar.

Recuerdo que en al colegio vino un sacerdote húngaro quien nos lo explico todo muy claro y pronosticó lo que podía pasar pero no le creímos. Solo dijo lo que paso allá – muy lejos y como en otro mundo – en el 1956. ¡No, eso no puede pasar aquí!

Después de una euforia vino la ruina. Así fue la realidad. Todavía se está sufriendo ese error, el cual sigue repitiéndose en muchos países, debido a múltiples motivos, algunos validos pero ese no es el camino. Que hay injusticia social, pobreza, necesidades etc., todo eso es cierto, pero no justifica el camino del comunismo, bien sea más una ruta leve o más radical.

Creo que se me quedaron fuera describir lo sucedido en Cuba desde el principio cosa que quizás no conozcan pero que han pasado en China, la Unión Soviética, Hungría etc., en fin, en los países que cayeron bajo el yugo comunista, tales como:

  • Confiscaciones (nacionalización) de las empresas, incluyendo a los bancos y toda la propiedad privada. Confiscación de bienes; permutas de viviendas
  • Reforma agraria y urbana
  • Campos de concentración; servicio militar obligatorio
  • Juicios sumarísimos, largas penas de prisión; fusilamientos
  • Separación de la familia
  • Racionamientos
  • Creación de milicias, cuerpos de espionaje y vigilancia interna.

Basta decir que con buscar estas cosas en Google o en cualquier biblioteca, internet, libro de historia, podrán entender mejor lo sucedido.